6.29.2013

Teresa Forcades y Arcadi Oliveres vienen a apoyar la readmisión de Marcos



Los tiempos cambian. Después de acostumbrarnos a que los meses de vacaciones se conviertan en un paseo militar para firmas de convenios, y todo tipo de avances de la dirección de Telefónica contra nuestros derechos laborales, los tiempo cambian. Ahora tenemos que acostumbrarnos a la idea de que las luchas no hacen vacaciones; pueden tener treguas, descansos, repliegues y reorganización, pero no vacaciones.

Desde la plataforma Marcos readmisión, En construcció y co.bas hemos decidido que el mes de julio, (un mes tradicionalmente nefasto para nuestros intereses) es el mes ideal para recordarle a la dirección que la lucha por la readmisión de Marcos continua. Tras la infructuosa negociación de los parlamentarios de Madrid con la dirección, a los que no se ha dignado ni a responder después de casi dos meses, volvemos al ataque, y no estamos solos.

El próximo miércoles 3 de julio, a las 15.15 de la tarde Teresa Forcades y Arcadi Oliveres, vendrán a participar en una asamblea que se celebrará en la puerta de la tienda Movistar de Portal de l'Àngel (Pça Catalunya).

Éste no será un acto aislado, sino el pistoletazo de salida para una nueva campaña que continuará con una acción más contundente en Septiembre que ya estamos empezando a preparar.

Sin más, os animamos a venir ese día, y a difundirlo por la red para que la dirección sepa que los tiempos cambian. La lucha por la readmisión de Marcos no es ya la lucha por la injusticia que se ha cometido con él, es también un símbolo para recordarle a la empresa que tipo de agresiones no estamos dispuestos a olvidar ni permitir.

Participa y difunde


Barcelona 30 de Junio 2013

6.28.2013

Una dirección deshumanizada: carta de Marcos a los directivos de Telefónica

En mayo nos enteramos con mucha consternación del suicidio de un trabajador de Telefónica, un gerente de ventas de Euskal Herria. Quienes lo conocían, sin pronunciarse sobre las causas del suicidio - eso ya nunca podrá saberse - apuntaban a que sentía mucha presión en el trabajo. Ahora hemos podido leer el emocionante post que un buen amigo suyo que escribió en su memoria. Su post nos ha recordado una carta de Marcos que no habíamos publicado y que publicamos ahora:
[La dirección de Telefónica despidió a Marcos Andrés Armenteros de la empresa en la que había trabajado durante más de 20 años por bajas médicas justificadas por la Seguridad Social. Su despido y el de Mari Cruz, por los mismos motivos, despertaron un clima de indignación entre la plantilla de modo que “alguien”, de forma anónima, hizo correr rumores falsos para que los y las trabajadoras creyeramos que se trataba de un despido disciplinario. A pesar de que dos jueces sentenciaron que el despido era injusto, y de que la misma dirección de Telefónica despidió a Marcos por las bajas y no por incumplimiento de sus responsabilidades como trabajador, los directivos, para intentar lavarse las manos ante la sociedad por la injusticia cometida, siguen recurriendo a las mentiras para desprestigiar nuestra lucha.
El 13 de febrero de 2013 se celebró una reunión entre los diputados que defienden nuestra causa y la dirección de Telefónica para tratar la readmisión. Marcos dio a los diputados esta carta y les pidió que la leyeran en la reunión si alguno de los directivos le acusaba de haber incumplido sus obligaciones como trabajador]
“Si esta carta se lee en la reunión es que alguien ha tenido el mal gusto de hablar de mí, más allá de las leyes con la que me mantenéis en la calle, y por eso he pedido que alguien tenga la bondad de leer esto en mi nombre, es feo que se hable de uno sin que tenga la oportunidad de hablar; así que esta es mi manera de responder. Si la leéis en la intimidad es que habéis tenido la deferencia de no meter más ruido, algo que en cierto modo seria de agradecer.
Antes de nada tendríais que saber, ya que me despedisteis por bajas médicas, que la lesión que tengo en la espalda me la produjo estar muchos años sentado en la misma posición. No lo digo yo, lo dijo ya hace cinco años mi reumatólogo. De hecho llevamos una carta de su puño y letra al juicio, aunque el abogado no la usó, porque dijo que tal como estaban las leyes daba igual que mi lesión fuera laboral o no.
Es una lesión típica de malas posturas continuadas. Sé que os trae sin cuidado, pero creo que antes de ejecutar un despido a una persona que llevaba 22 años en la compañía podíais haber tenido la deferencia de querer saber qué me pasaba. Tenéis que saber también que fui muchas veces a trabajar con dolor, empastillado hasta arriba, y que si mis bajas eran cortas fue porque soy una persona hiperactiva, incapaz de estar mucho tiempo encerrado en casa. El año que me aplicasteis el 52d tenía que haber guardado reposo por lo menos un par de meses, aunque entonces seguramente le habría tocado a otro.
No sé si habréis sacado el tema de la música, sé que lo teníais presente y que se usó como piedra arrojadiza en su momento. Sí, soy músico, como otros se van a esquiar y se rompen la crisma con su familia, pero mi lesión no viene de ahí. Jamás hice un concierto estando de baja, traté de llevar mis dolores lo mejor que pude aquel año, como lo estoy haciendo ahora. Y podéis creerme, sí fui a hacer conciertos con dolor (sin estar de baja), pero fui muchas más veces a Telefónica trabajar con la espalda fatal. De todo eso no quisisteis saber nada claro. Bastó con que fuera una persona con un perfil con el que muchos no se identificaran; músico, sin hijos etc…
También tendríais que saber que cargué durante veinte años con una persona con una depresión, y que esto ha sido muy duro para ella después de lo que costó sacarla del infierno. Lo tendríais que saber porque en el año 98 RRHH me negó tres veces una jornada reducida por necesidades del servicio, eso justificaba, mientras yo veía cada semana como prejubilaban gente con cincuenta años en mi mismo departamento. Os llevé hasta los informes médicos de intentos de suicidio de mi madre y no había forma. Tenéis todo su historial, ya que ella estaba como beneficiaria mía en la mutua, Antares. Todas esas cosas deberíais haberla tenido en cuenta antes de despedirme por bajas médicas. Y aun me pregunto una cosa, ¿no es suficiente haber dado de baja a más de cincuenta mil personas, bajas pagadas y provocadas por vosotros? ¿Había que despedir a dos personas más por bajas medicas, el año que ibais a dar de baja a otras 6500, en un año que se había batido el récord de beneficios?
La realidad es que me habéis dejado en la calle con 42 años, después de 24 años en la empresa, con una lesión producida en la propia telefónica, con una hipoteca de 140.000 euros, y con la dificultad que una persona con una lesión puede tener para llevar a cavo cierto tipo de trabajos. Habéis dejado en la calle a una persona que tiene cargas familiares desde los 18 años, algo que, igual que os quisisteis enterar de mi vocación musical, también podíais haber averiguado simplemente viendo mi historial laboral.
Entiendo que temáis al mercado, ese Dios inestable en el que tanto creéis, y que tanto dinero hace ganar a algunos. Pero no deberíais subestimar el poder de la gente cabreada. Estamos en tiempos muy duros, sobre todo para algunos; vosotros que tenéis poder, ahora más que nunca, tendríais que poner sobre la mesa algo más que cifras y legalismos, simplemente un poquito de humanidad, un gesto. Todos nos ahorraríamos muchos dolores de cabeza.
Cordialmente.
Marcos”